Creía que las rosas no perecerían,
Que permanecería toda su hermosura,
Que de sus granas ropas no se desnudaría,
Que duraría la suavidad de su textura.

Será el propio orden de las cosas
Que hace que pronto termine
El ciclo de vida de las rosas
Y con ello todo su esplendor culmine.

Creía poder detener el río torrentoso
En el momento en que lo amé demasiado,
Pero todo aquello que era hermoso
Ya formaba parte del pasado.

Será el propio orden de las cosas
Que hace que como el tiempo corra
Irrefrenable la corriente caudalosa
Y por su cauce siempre descorra.

Creía que la noche no pasaría,
Que fulguraría siempre la luna bella
Que el áureo sol ya no brillaría
Y que se quedarían todas las estrellas.

Será el propio orden de las cosas:
Se apaga la noche cuando Dios la toca
Y vuelve a haber ríos y rosas
Y amaneceres en la sonrisa de mi boca.


 

Por: Jorge Luis Zárate

Participación Imagen: Agustín Godoy 

Jorge Luis Zarate Jorge Luis Zárate nació el 29 de mayo de 1988 en Río Grande, Tierra del Fuego. Tras haber vivido allí catorce años, su familia decide mudarse a la ciudad de La Plata, donde finaliza sus estudios secundarios. Luego, dado su interés por el deporte, comienza la carrera de Periodismo Deportivo al mismo tiempo que concluye sus estudios en Inglés en la Escuela de Lenguas de la Universidad Nacional de La Plata. En aquel tiempo, decide incursionar en la escritura y motivado para escribir su primer libro, publica una obra de teatro llamada “Engaños de Octubre” en el año 2012. Actualmente, se encuentra trabajando en su segunda publicación,  “Catorce rutas y un camino”. e-mail de contacto: jlzarate88@gmail.com https://www.facebook.com/jorgeluiszarate88?fref=ts 


Comentarios