La película de Richard Attenborough, Gandhi, contiene una magnifica escena en la cual Gandhi trata de explicar su nueva filosofía al misionero presbiteriano Charlie Andrews. Mientras caminan juntos por una ciudad de Sudáfrica, ambos se encuentran frente a jóvenes matones que les bloquean el paso. El reverendo Andrew les echa una mirada a los amenazadores gánsters y decide salir corriendo. Gandhi lo detiene. “¿Acaso el Nuevo Testamento no dice que si tu enemigo te golpea en una mejilla debes ofrecerle la otra?”.

Andrew balbucea que le parecía que esa frase se usaba en sentido metafórico. “Yo no estoy tan seguro”, responde Gandhi. “Sospecho que quiso decir que debes mostrar valor, que debes estar dispuesto a recibir un golpe, varios golpes, para mostrar que no responderás y no te quitarás de en medio. Y cuando se obra de esta manera, se despierta algo en la naturaleza humana, algo que hace que el odio del otro disminuya y que aumente su respeto. Pienso que Cristo lo sabía y yo se que da resultado”.


Tomado del libro: “Sobreviviente”, de Philip Yancey. 2003. Editorial Unilit. Cap. 7.  Pág. 111.

Comentarios