¿Qué es un púlpito?

Un púlpito es una plataforma elevada que servía para que los oradores de la antigüedad se dirigieran al pueblo; también un púlpito marca un nivel de autoridad, es el lugar desde donde hablan las autoridades para dar alguna noticia o discurso. Entonces vamos a decir que un púlpito es un lugar de autoridad desde donde se comunica un mensaje.

¿Cuantos púlpitos existen en una iglesia local?

La respuesta es muy simple, uno: el púlpito desde donde predica el pastor el cual muchas veces es tan disputado que surgen rivalidades, envidias y divisiones. Estas cosas ocurren cuando no tenemos la capacidad de ver los millones de púlpitos que hay en la sociedad; cada lugar de autoridad en la sociedad es un púlpito, desde una maestra y una directora de escuela, hasta el Ministro de Educación de la Nación; un médico, el Director del Hospital, el Ministro de Salud de la Nación. Cada profesión es un púlpito, y cada profesión bien ejercida es un púlpito mejor.

Cornelio: ¿Capitán o Predicador?

El capítulo de Hechos 10 cuenta la historia de un predicador cuyo púlpito era ser Capitán del regimiento Italiano del ejército de Roma. Dice la Biblia que Cornelio era un hombre devoto y temeroso de Dios, un hombre fiel, que oraba frecuentemente y ayudaba a los más necesitados, en el versículo 22 hace mención que era muy respetado por todos los judíos.

Cornelio no era de aquellos que disputaban el púlpito de alguna sinagoga, él tenía su propio púlpito donde podía proporcionar un mensaje, con su vida, con su ejemplo y desde su profesión. Desde que era un simple soldado trabajó duro para tener un púlpito mejor; y llegó a ser Capitán. Como creyentes debemos entender que los lugares de autoridad que alcancemos deben ser siempre vistos desde la perspectiva de alcanzar a mayores audiencias para el evangelio de Jesucristo.

Profesiones y Oficios:

Desde Ecclesia Joven entendemos que si somos de excelencia en lo que nos dedicamos tendremos un grado de influencia más profundo en nuestro entorno. Las profesiones y los oficios son nuestra plataforma para dar el mensaje del evangelio, hay muchos púlpitos vacíos en el mundo y muchos otros que están siendo mal ocupados, puestos de autoridad en los diferentes gobiernos municipales, provinciales y nacionales, o en instituciones sociales como sociedades de fomento, clubes de barrio, sindicatos y gremios, partidos políticos, ONGs, y también en empresas privadas.

¡Qué el Señor nos dé la capacidad de ver otros púlpitos y alcanzarlos!

*Ecclesia Joven.


 

Comentarios