El 12 de Octubre de 1492 Colón arribó a la isla de Guanahani (hoy Bahamas) luego de 2 meses y 9 días de viaje en barco. Si hoy decidiéramos repetir el viaje realizado por Colón en avión, tardaríamos unas 10 horas. El viaje sería más cómodo, rápido y seguro que la carabela Santa María usada por Colón.

La humanidad siguió avanzando. Hoy en día, podemos comunicarnos por escrito, cámara de video o por voz con cualquier parte del planeta en segundos. Mis suegros, recientes abuelos, se fueron de viaje a Rusia; un lindo viaje, por cierto. Leticia, mi esposa, e Ivan, mi hijo, estábamos tomando un café en una confitería de Buenos Aires y mientras charlábamos, sonó mi perfil de Skype. ¿Quiénes eran?: mis suegros. Hablamos gratis unos minutos y vieron a su nieto. No viajamos. Sólo necesitábamos Wi-Fi ¡Una maravilla!

La talentosa cantautora Adele, de 26 años, ya ganó un Oscar, dos Grammys y muchos premios más gracias a las redes sociales. Cuando estaba en el último año de sus estudios secundarios, ella grabó unos demos para su clase. Un amigo, sin permiso, creó una página de MySpace y subió sus videos. Desde entonces fue ganando seguidores y fama. Las redes sociales fueron una llave para hacerse conocida en el mundo entero.

Sucede algo similar con la política, el comercio, el periodismo y las relaciones interpersonales. La impresión de diarios bajó considerablemente por el crecimiento del uso de Internet. Las imágenes que usan los programas periodísticos, muchas veces son de los propios usuarios. Los políticos hacen anuncios, comentan su agenda y comparten ideas desde sus cuentas de Twitter y Facebook. Los adolescentes suben fotos todos los días a sus cuentas de Instagram. Los ciudadanos se pelean por Twitter sobre los temas de actualidad. El WhatsApp ya es el medio más usado por los usuarios para trabajar, divertirse y contactar a otros. Sin duda, estas son marcas de que estamos en presencia de un cambio de época.

En años anteriores fuimos testigos de la resistencia al cambio. Alguien nos hizo creer que la radio y la televisión eran del demonio. Con el tiempo, ese mito fue cayendo, porque nos dimos cuenta del potencial que tienen estas herramientas. Tanto la radio y la televisión, como las redes sociales, son un medio; un medio que es la puerta al mundo. Estos últimos años, las redes sociales, vienen demostrando que tienen mucho más potencial y rapidez de lo que creíamos. Es notable su influencia en varias áreas: el home-office hoy es posible por los avances en la conectividad; las noticias llegan más rápido y mejor que antes; varios delincuentes son detenidos por cámaras y filmaciones caseras; algunos novios se conocen usando las redes sociales; las vidrieras digitales están ganando terreno a las físicas; en las pasadas fiestas el boom del CyberMonday fue una pequeña demostración de esto.

Las redes sociales son una llave que permite el acceso a información y también a contactarse con personas buenas o malas.

Recuerdo muy bien el día que mis padres me dieron una copia de la llave de casa. Mi corazón latía a mil por segundo. Traspiraba. Era una sensación de poder. A partir del momento que tuviera la llave en mi mano podía ser independiente. Pero, tuve que esperar: mis padres me sentaron y hablaron conmigo seriamente. Me explicaron los riesgos y beneficios de mi nueva responsabilidad, ya que podrían robar en casa si las llaves caían en manos de ladrones. Entonces, tomé conciencia del peligro.

Las redes sociales hoy son la llave a un mundo de oportunidades y a su vez, a un mundo lleno de maldad.

El acoso de algún compañero del colegio antes quedaba en el aula, pero hoy, se traslada a las redes sociales. Se crean grupos cerrados, perfiles falsos, se difunden fotos o videos. Lizzie Velasquez fue etiquetada como la “mujer más fea del mundo” en un video sin sonido de 8 segundos. Millones de personas vieron ese video y extraños lo comentaban con una carga fuerte de discriminación. Uno llegó a pedirle a Lizzie que se suicide.

Lizzie sufre un raro síndrome que no le permite subir de peso. Es una enfermedad. Ella sabe bien que no es fea, porque la belleza tiene que ver con lo de adentro y no con lo de afuera. Ahora, ella se dedica a recorrer el mundo, con sus 24 años, dando charlas motivadoras donde comparte su experiencia y anima al público a tener una sana autoestima.

Por otro lado, los proxenetas y ladrones experimentados observan los perfiles sociales para conocer a sus víctimas. Es el caso de unos falsos productores de TV que contactaban a menores en La Plata para conseguir fotos desnudas prometiendo que aparecerían en novelas de renombre. Luego las extorsionaban y las menores quedaban atrapadas en un ciclo nefasto. Gracias a la denuncia de dos padres pudieron juzgar a los culpables. Según dice el fiscal del caso, fueron muchos los menores engañados; y cada día, reaparecen más víctimas.

Las redes sociales son una llave, en estos ejemplos, una llave para la maldad.

¿Sirve de algo prohibir el acceso? Sí, sirve prohibir el uso hasta que por lo menos el adolescente muestre cierta madurez y conciencia del mundo que lo rodea. No antes de los 13 o 14 años [1]. Nunca se nos ocurriría darle un cuchillo a un bebé para su entretenimiento. Se podría lastimar. Lo mismo sucede con las redes sociales, hay una edad en la cuál no es recomendable el acceso.

En caso de que ya estén en las redes sociales, ¿hablamos con ellos? Si lo hicimos, ¿fuimos claros para que entiendan el potencial y el peligro de esa “llave”?

A veces queremos resolver el problema con soluciones mágicas e instantáneas. La complejidad de las redes sociales hace imposible barajar esa posibilidad. Empecemos por casa. De la misma manera que argumentamos para darle la llave metálica acerca de la responsabilidad que esto representa, hagamos lo mismo con la llave al mundo que son las redes sociales. No perdamos tiempo; nunca es tarde. La mejor opción es sentarse en varias oportunidades a hablar Eligiendo el mejor lugar y contexto. Ser cuidadosos con las palabras; llenarlas de amor y protección. Ellos van a entender.

[1] Recordemos que Facebook limita el acceso a su red social para los menores de 13 años.

 


Amilcar Matosian

*Amilcar Matosian:

Es Licenciado en Relaciones del Trabajo (UBA). Ejecutivo del Consejo de Pastores de la Ciudad de Buenos Aires. Forma parte del equipo pastoral de Devoto Centro. Es fundador de AlterAdos y SynkairAdos, y cofundador de Uno Argentina. Hace 11 años que está el liderazgo juvenil y 6 años en la pastoral adolescente.


Comentarios