23 septiembre, 2014

Más allá de lo absurdo

Mas allá de lo absurdo

Observé a la orilla del mar a un rutinario y caí en razón de cuán extenso y profundo era su mal. Él estaba sentado, a las vísperas del alba, vigilando la salida del sol. Cuando este salió, aquel hombre bostezó y, sereno, dijo: “fue algo tan simple como ayer, como lo será mañana”. Él se fue caminando a un ritmo cansino con las manos en su espalda.

Leer más